OT: El Reencuentro, el Marketing de la Nostalgia

El próximo domingo podrás disfrutar de la primera entrega de OT: El Reencuentro. Un formato que viene alimentado por la nostalgia no solo de un gran fenómeno televisivo sino también, por los recuerdos que aquel formato produce en la vida personal de cada espectador que, de la mano de aquel programa, se sitúa en cómo era su vida en aquel momento. Y entonces, surge una añoranza añadida, un dulce echar de menos una parte del ayer.

OT: El Reencuentro, el Marketing de la Nostalgia

El programa se estrena el domingo

El programa OT: El Reencuentro es un formato que promete emoción, entre otras cosas, porque a diferencia de otros concursos de talentos, existen varios concursantes de aquella edición que tienen un éxito consolidado a día de hoy. Este es el caso, por ejemplo, de Rosa López, David Bisbal, David Bustamante, Chenoa, Nuria Fergó y Manu Tenorio. Aunque como es evidente no todos tienen el mismo nivel de popularidad, todos ellos han logrado mantenerse en el tiempo vinculando su carrera a la música.

El espacio OT: El Reencuentro permite a los concursantes de aquella edición reinterpretar su paso por el concurso desde una óptica más madura. Sin duda, este fenómeno televisivo también muestra las luces y las sombras de la fama ya que ni debe ser fácil asimilar tanta fama de un modo repentino, ni tampoco, caer en el olvido posterior.

OT: El Reencuentro es una oportunidad para dar protagonismo a la música en las voces de profesionales que, en quince años, han madurado también artísticamente. Operación Triunfo fue un programa de un contenido blanco, uno de esos espacios en los que muchas familias compartían tiempo frente a la televisión en cada gala semanal. Pero además, aunque son muchas las ediciones de Operación Triunfo que se han emitido, aquella primera, fue la que realmente revolucionó España.

Este programa también conecta con el público porque envía valores como el compañerismo puesto que, más allá de cualquier rivalidad, muchos de los concursantes son buenos amigos. Además, también envía un mensaje positivo: los sueños se cumplen si se trabaja por ellos. Seguramente, David Bustamante o David Bisbal nunca imaginaron que tendrían tanto éxito en el futuro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.